Archivo por meses: febrero 2016

Un arquitecto Sevilla: qué puede hacer por usted

Todos desean tener la casa de sus sueños, que se adapte a sus gustos y necesidades. Por supuesto, para alcanzar esta meta hay que contar con los profesionales capacitados para que ese deseo se concrete a la perfección. Para ello, necesitaría un arquitecto Sevilla que sepa interpretar sus exigencias y haga realidad su anhelado proyecto.

En el mundo de la construcción, existen infinitas posibilidades para realizar ese espacio que requiere: materiales, estilos, formas, colores y dimensiones. Pero, si se suman todos estos elementos para lograr que su nuevo hogar le resulte funcional, en relación a sus requerimientos, se puede decir que han sido alcanzados los objetivos trazados.
Ahora bien, elegir a un arquitecto es un asunto delicado porque de eso dependerá la calidad de la nueva construcción. Aquí, no solo se trata de alguien que prometa muchos resultados, sino de un experto que conozca de las mejores técnicas, de las normativas que aplican, de eficiencia energética, iluminación y, sobre todo, de buen gusto.
Virtudes de un buen arquitecto
Durante una construcción, el arquitecto es uno de los protagonistas más importantes porque es el gran vocero de sus sueños. Este es el personaje que se encargará de velar porque sus deseos se cumplan. Pero, aunque hay un universo de arquitectos para elegir, necesita saber que el más conveniente es el que cumple al menos con estos requisitos:
• Tener vocación por el trabajo y el cumplimento de sus responsabilidades.
• Valorar los aportes de cada detalle, por más mínimo que sea.
• Entender a sus clientes y comunicar las dificultades.
• Las ganas de innovar deben correr por sus venas.
• La humildad es la bandera de los más exitosos.
• Exigirse a sí mismo lo mejor y ser autocrítico para lograr la excelencia.
• Explotar al máximo su imaginación.
• Ser un visionario con miras a transformar.
• Ser fuerte para superar los tropiezos.
Si en su mente dibujó un sitio diferente, quiere decir que se puede lograr de la mano de un arquitecto de Sevilla. No ponga límites a sus anhelos y aspire lo mejor para usted y todos sus seres queridos.

Mi hogar en paz

Nuestra casa ha de ser casi nuestro templo, aquél lugar que nos aparte y desconecte de todo aquello que tiene que ver con la rutina, que nos aleje de nuestros deberes y obligaciones y que nos aporte paz y tranquilidad. Debe ser nuestro lugar para descansar, nuestra vía de escape. La decoración y los muebles pueden ayudarnos a crear ese ambiente que tanto merecemos y tanto necesitamos.

 

Para crear un ambiente Zen y sereno debemos siempre mantener el equilibrio y procurar la paz y la máxima sutilidad, suavidad y simpleza posibles, buscando las líneas rectas. Estas líneas rectas han de encontrar equilibrio en objetos decorativos con formas redondeadas; estos objetos pueden ser desde alfombras, lámparas u otros muebles hasta un diseño pintado en la pared (lo importante es el equilibrio), pero sin olvidarse que solo hemos de colocar aquellas piezas que sean absolutamente necesarias y con algún propósito. No queremos estorbos en casa. Otro aspecto muy recomendable es mantener una altura baja en los muebles de la casa por dos razones fundamentales: primero, la casa parecerá más espaciosa; por otro lado, sentarse más cerca del suelo nos acerca más a la tierra, lo que nos aporta bienestar y paz, nos coloca en tierra firme. Lejos de ser una tendencia que está por llegar, algunas firmas de muebles como Topkit.es ya han apostado por este tipo de ideas de decoración y tienen una oferta bien amplia en muebles, materiales y colores para que se adapten perfectamente a tus necesidades. Ni que decir tiene que el orden debe estar por encima de todo, nada fuera de su lugar que altere la energía y el equilibrio que tanto estamos buscando en nuestro hogar.

 

En cuanto a materiales se refiere, siempre vamos a preferir aquellos materiales y/o tejidos naturales para nuestros muebles, paredes u objetos de decoración. Los elementos que mejor se integran en este estilo son aquellos hechos de madera: para muebles, suelo, columnas; de piedra: encimera de mármol en la cocina, las paredes del salón y/o cuarto de baño e incluso bañera o lavabo; bambú: en el caso de algunos muebles o complementos; mimbre y papel. En algunos casos y en algunas casas podemos permitirnos el uso de cristal o vidrio, por ejemplo en el salón sustituir una pared por un gran ventanal si vivimos rodeados de naturaleza. Esto hará que podamos traer un pedazo de bosque al interior de nuestro hogar, dotándolo de frescura y renovando la energía estancada. Hallaremos en dicha estancia un remanso de paz propicio para la reflexión, paz y sosiego. Si no es este tu caso, entonces limita el uso del vidrio y aquellos materiales más industrializados a apenas detalles que consideres oportunos. 
Ya hemos hablado de los colores en posts anteriores, pero nunca está de más recordar que las tonalidades que más dejan fluir la energía de los espacios cerrados son los blancos, la gama entera de grises pastel, ocres, cremas y beiges. Y para añadir algunos toques de color y energía podemos usar un rojo-naranja azafrán (símbolo de pureza y vitalidad en la cultura oriental) así como verdes o marrones, siempre en cantidad reducida para no alterar la energía de los espacios; y si esto no te convence, recurre a la técnica de claroscuros.
Esperamos que estos consejos te ayuden a crear el ambiente único que necesitas para sentirte en tu verdadera casa, en tu hogar, en tu templo… ¡¡Y comparte con nosotros cómo lo has conseguido!!

Cortinas vintage para baños especiales

El diseño y distribución del interior del cuarto de baño en su construcción va a ser determinante para el estilo que se le quiera dar más adelante en su decoración. Por ejemplo, en el caso de un baño vintage es recomendable poder escoger las piezas de baño y las griferías indicadas para este tipo de estilo.

En un cuarto de baño vintage no puede faltar una bañera, mejor si es de pies y con un remarcado estilo retro. Para evitar las salpicaduras, por supuesto, la mampara no es una opción sino que hay que recurrir a las cortinas estilo antiguo.

Dos materiales para una cortina perfecta

La perfecta cortina vintage está formada por tan solo dos elementos, la cortina en sí misma, elaborada en tela de plástico capaz de repeler el agua y que no permite que el suelo se encharque y los ollaos para colgarla de la barra.

Normalmente, las empresas que realizan la cortina encargan los ollaos a una empresa de inyección de plásticos. Un ejemplo son los ollaos para cortinas en plasticosalco.com fabricados a partir de moldes con medidas estándar.

La tela para la cortina puede ser simplemente blanca, en los modelos más sencillos, o tener impreso algún tipo de dibujo según el efecto buscado.

La barra para la cortina

Si se ha optado por una bañera normal, de corte rectangular y pegada a la pared, la barra de la cortina será recta, en forma de L o en forma de U en función de si la bañera ocupa todo el ancho del baño o si por el contrario tiene uno o sus dos lados cortos separados de la pared.

La cortina adoptará la forma de la bañera sin más complicaciones, siendo esta la manera más habitual de situarla y también la más sencilla.

Pero si se ha elegido una bañera con pies, separada totalmente de la pared, el soporte de la cortina será también muy diferente. En este caso se optará por un diseño al estilo de los mosquiteros clásicos, consistente en un aro que cuelga del techo por una fina cadena y que queda situado en el centro de la bañera.

De ahí parte la cortina, que desde allí cae al interior de la bañera, en un diseño muy retro y que queda perfecto con los modelos más austeros de cortina, en blanco, que permiten que destaque la bañera, la auténtica protagonista de este cuarto de baño.