Arquitectura deportiva: lo que tu gimnasio dice de ti

Para qué nos vamos a engañar: las apariencias importan, y mucho. Incluso cuando se trata de hacer ejercicio. Lo podemos ver en la enorme oferta de calzado, ropa y atuendos deportivos, pero también en lo más básico, en el lugar donde entrenamos. Y es que cuando nos lanzamos a la aventura de encontrar un nuevo centro deportivo que se adapte a nuestras necesidades, no lo hacemos en presente, sino con los ojos puestos en el futuro, pensando en el cómo queremos ser y en lo que vamos a conseguir, mano a mano, con ese gimnasio.

Decoración y Arquitectura de Gimnasios

Todo ser humano se pasa la vida pretendiendo las alturas. Por eso, siempre que pueda, intentará encontrar en ese gimnasio la mejor versión de sí mismo. Donde no solo no le falte nada de lo necesario para conseguirlo, sino que, además, le permita impregnarse de unos valores concretos. Los gimnasios lo saben, y juegan a desempeñar diferentes roles: estilos urbanos, juegos de luces y sombras, imágenes de deportistas dando lo mejor de sí mismos… Detalles que marcan la diferencia.

Ocurre en restaurantes, parques, colegios, inmobiliarias e incluso en la gastronomía: la gente come, vive e incluso a veces siente, por los ojos. Necesitan sentirse a gusto con su entorno. Y eso es algo que solo puedes conseguir a través de un equipamiento lo más completo posible, y una buena decoración.

Así que, si te estás planteando un lavado de cara para tu gimnasio o centro deportivo, lo primero que debes hacer es pensar: ¿Cuál es la aspiración de mis (potenciales) clientes? Debes observarlos, hablar con ellos, descubrir su estilo y plasmarlo.

La importancia de los detalles

Empieza por las pequeñas cosas, como que haya suficientes espejos, una adecuada iluminación y ventilación, y unas paredes cuidadas. Después planea una estrategia y aproxima un presupuesto. Llévala a cabo poco a poco y comprueba los efectos que estos cambios tienen en tus clientes, y en las personas que visitan por primera vez las instalaciones. Si se trata de un gimnasio con entrenadores personales, adapta las instalaciones para que cualquier entrenador personal, ya sea experimentado o nuevo, pueda llevar a cabo su trabajo.

Tampoco es mala idea que te pasees por los gimnasios más cercanos para ver qué es lo que ofrecen, si les funciona, y los fallos que encontrarías como cliente. Todo influye. Y, sobre todo, recuerda que tú también estuviste un día en su lugar, y elegiste el que te transmitió mejores sensaciones, en el que te sentías más cómodo, sabiendo que compartirías con él grandes momentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *