La maravillosa arquitectura egipcia, parte III

Continuamos con el fascinante mundo egipcio, y esta vez concretaremos la construcción de las pirámides y mencionaremos las más relevantes. Para empezar, ¿cuáles han sido las pirámides clásicas?

Construyendo las pirámides

El material utilizado para erigir semejantes monstruos de la construcción no era otro que las piedras obtenidas de las canteras de Tura, junto a la orilla este del río Nilo (próximo a las colinas de Mugattan) El revestimiento exterior de las pirámides está conformado por esta piedra. Las principales herramientas utilizadas para llevar a cabo todo este trabajo eran una serie de objetos de cobre, sierras incluidas, capaces de cortar cualquier piedra caliza. Lo que incita a cuestiones es cómo extrajeron piedras tan duras como el granito. Es por eso por lo que muchos expertos opinan que la utilización de este tipo de piedras fue algo tardía, y que al principio, los egipcios se servían de bloques de piedra situados sobre la superficie.

Herodoto estuvo reflexionando acerca de las técnicas constructivas de las pirámides y declaró que, mínimo, se necesitó de más de cien mil hombres, en turnos de tres meses, durante veinte largos años. El transporte de las piedras parecía algo engorroso. Pero la dificultad no erradicaba en el transporte fluvial, sino en mover las piedras desde el río hasta la zona de construcción. Las inundaciones que se sufrían por la época contribuyeron bastante al transporte de las piedras. Cuando no quedaba otro remedio, las piedras eran transportadas por tierra a base de trineos personalizados que asían a la piedra con cuerdas. Conforme los rodillos se iban colocando, los trineos se deslizaban sobre las pistas previamente preparadas. Pero aún no se sabe a ciencia cierta cómo se construyó la parte exterior de la pirámide. Cómo elevaron tales bloques de piedra hasta conformar la forma triangular tan conocida.

Una de las teorías que se ha ido barajando es la construcción de una única rampa de abastecimiento que se encargaría de cubrir un lado de la pirámide. Los otros tres lados permanecerían tapados por terraplenes de pendiente más pronunciada. Mientras la pirámide cobraba algo de altura, la rampa también creía y se iba adaptando al estrechamiento de la pirámide, así se evitaba el riesgo de desmoronamiento. En cambio, los otros tres lados de la pirámide estaban provistos de terraplenes que albergaban anchura suficiente en la cumbre para dejar pasar a los hombres y sobre todo, a los materiales.

Estos terraplenes normalmente se usaban para poder elevar las piedras, para eso estaba la rampa. Arqueólogos han descubierto algunas de las vigas de madera que completaban el proceso arquitectónico de las pirámides. Como detalle, la última piedra colocada en al cúspide de la pirámide, se tallaba en granito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *